lunes, 9 de febrero de 2015

FRAGMENTO DE "UNA DAMA NUNCA MIENTE"

Hola a todos.
Hoy, me gustaría compartir con vosotros un fragmento de una novela que me ha llamado mucho la atención.
Se trata de Una dama nunca miente. 
Me ha llamado la atención por varios motivos. Para empezar, la acción transcurre en un castillo de La Toscana durante el año 1890. Lo siguiente a destacar es que la protagonista, lady Alexandra Morley, es una joven viuda que arrastra tras de sí un matrimonio fracasado con un marido mucho más mayor que ella. Es él, Finn, el que no ostenta título alguno. Es un joven pelirrojo que siente verdadera pasión por los automóviles, no ha tenido mucha suerte con las mujeres (¡no es un libertino! ¡Aleluya!) y que, atención, ¡se ruboriza! ¿Cuántos galanes de novela romántica conocemos que se ruboricen?
Entre ellos surge una corriente de simpatía que acaba derivando en una buena amistad para terminar convirtiéndose en un apasionado romance.
Veamos un fragmento de esta bonita y verdaderamente atípica historia de amor:


-Desde luego no. Pero discúlpeme si no me fío plenamente de sus motivos.

Ella sonrió.


-Vamos, señor Burke. No es tan irresistible como usted piensa.


Lady Morley dijo aquello con ligereza, pero sus palabras se colaron entre las uniones de la armadura de 

Finn.


 Portada de Una dama nunca miente, de Juliana Gray.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada