miércoles, 22 de abril de 2015

AÑADIDO A "LA CHICA DE LOS OJOS GRISES"

Hola a todos.
Hoy, os traigo un nuevo añadido a La chica de los ojos grises. 
Veamos a Maude y a Edmund juntos.

                                 Edmund tuvo que reconocer que Maude era una verdadera belleza. Sus ojos recorrieron el cuerpo de la joven. Pero sólo era un cuerpo hermoso. No veía nada más.
                                 Se encontraban sentados a la orilla del río. Edmund todavía no llevaba anillo de compromiso en el dedo anular de su mano derecha, pero no tardaría en llevarlo, pensó Maude.
                               Le había dado un beso en la mano a modo de saludo.
-Stella insistió en que debía de venir a verla-le comentó Edmund-Y eso he hecho. No sé porqué tiene interés en que usted y yo nos emparejemos. Dígame una cosa. ¿Hay otro hombre en la vida de Stella?
-Conozco a Stella desde siempre porque es la mejor amiga de mi hermana Sammy-contestó Maude-No hay ningún hombre en su vida. Que yo sepa.
-Entonces, ¿por qué me evita?
                            Maude estuvo a punto de levantarse e irse cuando Edmund empezó a hablarle de Stella.
                            Había querido recibir un beso suyo en los labios.
                            Pero Edmund sólo pensaba en Stella. Hablaba de ella.
                            Maude tiene sentimientos, pensó. Era inteligente y enérgica. ¿Por qué no se había fijado en esas cualidades? ¿Tan vacío estaba por dentro?
-Es una joven impresionable-contestó Maude con pensativa voz-No está preparada para el matrimonio.
-Me parece que nadie está preparado para el matrimonio-corroboró Edmund volviendo a la realidad y forzando una sonrisa al mirar a Maude-Pero yo estoy enamorado de ella. Jamás la engañaría con otra mujer. Me veo a mí mismo casado con ella. Teniendo hijos con ella.
-Por lo menos, Stella va a tener suerte. Yo, por desgracia, no tendré la misma suerte que ella.
                           Maude estaba muy preocupada. Iba vestida de manera elegante y mostrando escote, como de costumbre. Tenía dos poderosas razones para atraer a Edmund. ¡Pero no bastaban para unirse a alguien de por vida!
-Nunca me casaré-se lamentó Maude-Mis padres se han rendido conmigo. Le están buscando un marido a Sammy.
                            Se echó por encima el chal de lana que se había traído.
-Eso nunca se sabe-replicó Edmund.
-Mi hermana es menor que yo y acabará casada antes que yo-afirmó Maude-Sammy no quiere ni oír hablar de su prometido. De mister Halliwell...Pero mis padres desean verla casada.
-He oído que estuvo prometida antes.
-Gabriel, su otro prometido, falleció en un naufragio. Ocurrió cerca de aquí y Sammy, por desgracia, vio el cadáver. Ni siquiera le han dado la posibilidad de pensar que esté vivo.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada