jueves, 6 de febrero de 2014

¡VERDE DE ENVIDIA!

Hola a todos.
La foto romántica que hoy os traigo va a despertar lo peor de nosotros.
Sigo con mi especial dedicado a San Valentín, aunque pienso que esta celebración y el romanticismo que la envuelve debería durar todo el año.
Sin embargo, con la escena que hoy os traigo, muchos van a ponerse a gritar. Se pondrán verde de envidia. Van a odiar a Jemima Rooper por ser la protagonista de esta escena.
Os pongo en situación.
Jemima Rooper interpreta a Amanda Price en la miniserie Lost in Austen. Amanda lleva una vida más bien aburrida, con un trabajo que no le gusta, una relación no del todo muy buena con su madre y con un novio que le fue infiel en una ocasión. Su mayor consuelo es leer Orgullo y prejuicio. 
Una noche, Amanda se lleva la sorpresa de su vida al encontrar en su baño a ni más ni menos que ¡Lizzie Bennet! En un primer momento, piensa que lo ha imaginado, pero, cuando el encuentro se repite, se da cuenta de que es real. Como es real todo lo que viene a continuación.
Lizzie le cuenta que ha atravesado una puerta que hay en el desván de su casa y que, directamente, la ha llevado hasta su baño. Amanda decide atravesar dicha puerta y, de golpe y porrazo, se encuentra en la casa de los Bennet. Pero tanto Lizzie como Amanda quedan atrapadas la una en la realidad de la otra. ¿Qué hacen? Lizzie se adapta a las mil maravillas a vivir en el siglo XXI. Mientras, Amanda intenta acostumbrarse a vivir en su novela favorita. A convivir con las otras cuatro hermanas Bennet, apareciendo muy bien reflejadas, con el tranquilo señor Claude Bennet (se llama Claude) y con la histérica señora Bennet. Descubrimos nuevas facetas, a través de los ojos de Amanda, de personajes tan conocidos como Charlotte, Caroline, Charles, Wickham y el señor Collins.
Pero lo malo viene ahora. Amanda...¡Enamora a Darcy! Sí, sí, como lo oyen. Amanda conoce a Darcy en persona y los dos se enamoran.
La escena que os traigo hará que nuestros dientes crujan de rabia.
¿Preparados?
Allá va.



Es Amanda ¡besando a Darcy!

¡Quién estuviera en su lugar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada