lunes, 17 de noviembre de 2014

BODA POR AMOR

Hola a todos.
Aquí os traigo el penúltimo fragmento de mi relato Boda por amor. 
Iba a ser todo el final, pero he optado por dividirlo en dos partes para que no resulte pesado.
Es bastante cortito el fragmento que voy a subir, pero es muy bonito.
Me gustaría subir a lo largo de esta semana el final de este relato y un pequeño epílogo.
¡Muchas gracias por haber estado ahí leyéndolo!

                              La capilla estaba a rebosar de gente. Eso sorprendió bastante a Susan, quien había esperado una boda mucho más sencilla. No obstante, iba a casarse en la Capilla de la isla. No había viajado a Londres para su boda. Y, en cierto modo, Susan no sentía el menor deseo de regresar a la capital.
-¿Eres feliz, cariño?-le preguntó su padre al entrar en la Iglesia.
-Estoy nerviosa-respondió Susan.
                           Recorrió con lord Derby el pasillo que la llevaba al Altar. Su mirada se encontró con la mirada de Edward cuando llegó a su altura. Las lágrimas empezaron a rodar sin control por las mejillas de Susan. Edward le cogió la mano y se la besó.
-Susie, por favor, no llores-le pidió el joven con ternura-No quiero que sufras más.
-Lloro de alegría-admitió ella-Lloro de dicha. Me siento muy feliz en estos momentos.
-Desde hoy, me dedicaré a hacerte la mujer más feliz del mundo.
-Ya me haces la mujer más feliz del mundo.
-No sólo serás la futura lady Blake. Quiero que estemos siempre juntos, Susie.
-Todo irá bien a partir de ahora.
-Yo me encargaré de que así sea.



                           El sacerdote carraspeó ligeramente. Entonces, dio comienzo la ceremonia.
-Queridos hermanos...-empezó a decir el sacerdote.
                          Finalmente, declaró marido y mujer a Edward y a Susan. Para entonces, tanto Karen como Melinda estaban llorando a lágrima viva.
                          Edward y Susan se fundieron en un beso largo y dulce, pero cargado, a su vez, de intensidad.

2 comentarios:

  1. Hermosa historia y hermosa imagen.
    Gracias por compartir. Laura Peñafiel Manzanares

    ResponderEliminar