domingo, 8 de marzo de 2015

LLAMANDO A LAS PUERTAS DEL CIELO

Hola a todos.
Aquí os traigo otro fragmento de mi relato Llamando a las puertas del Cielo. 
Seguimos con los recuerdos de Antoine.

                                  No tenía apenas fuerzas.
                                  Moriría pensando en Nancy. Su adorada Nancy...Su amada Nancy...
                                  Pensando en ella. En su cabello sedoso, de color rubio muy claro. Antoine había acariciado aquel pelo. Miró su colgante. En su interior estaba un mechón de pelo de Nancy. Ella misma se cortó aquel mechón. Se lo entregó a Antoine. Él la amó más que nunca en aquellos momentos. El cabello de Nancy era largo.
                                  Pensó en los ojos azules de la muchacha. Unos ojos de color azul como el cielo...En su rostro inocente...
                                  Había besado los párpados cerrados de Nancy. Pensó en la nariz pequeña de Nancy. En sus labios sonrosados, de trazado delicado. Unos labios que él había besado muchas veces. Pensó en el cuello de Nancy, largo y esbelto. Él había besado aquel cuello de cisne en la intimidad de su cuarto, acostados en el lecho.
-Nan...cy...-volvió a gemir-Nancy...Nan...cy...
                            ¿Le oiría ella?, se preguntó. ¿Estaría bien? Tenía que estar bien.
                            Judith, la madre de Antoine, estaba con ella.
                            Hijo...Hijo mío, ojalá no seas como yo, pensó Antoine. No seas un cobarde. Lucha. No sigas mis pasos. He sido un mal hombre. La guerra me ha convertido en un mal hombre.
                             Un sollozo se escapó de su garganta. No tenía ni fuerzas para llorar. No podía llorar.
                             Lloraba por él.
                             Lloraba por la familia que dejaba en Burhou.
                             Su familia...
                             Nunca pensó que sería capaz de cometer una atrocidad. Había perdido su pistola, con la que había matado a soldados ingleses durante escaramuzas. Era un soldado.
                              Ya era un soldado antes. Pero, entonces, conoció a Nancy. Y su vida cambió. Cabello muy rubio...Ojos azules...
                              Ya no se intentaba taponar la herida. Lo intentó hacer cuando consiguió dar esquinazo a los soldados ingleses. Escondido detrás de un árbol, Antoine examinó su herida a la luz de la Luna. No me gusta, pensó. Es una herida muy fea. Y aquí no hay ningún médico. Que yo sepa.
                            Era una herida muy profunda. Tenía un orificio de entrada, pero no tenía orificio de salida.
                             Mal asunto...
                             Se estaba muriendo.
                             Estaba acostado boca arriba.
                             Su vida pasó delante de sus ojos. Como ver una obra de teatro.
                             Antoine pensó en sus padres. Pensó en su esposa. A su hijo le faltaban dos meses para nacer.
                              Quería conocerle. Deseaba con todas sus fuerzas tener un hijo. De aquel modo, su madre se sentiría compensada.
                              Judith sentiría que tenía una familia numerosa tras haber sido abandonada nada más nacer. Lloró mucho cuando Nancy perdió el bebé que esperaba, al cabo de algún tiempo después de haberse casado.
                             Sería una buena abuela para su nuevo nieto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada